El Gobierno quiere eliminar la deducción por la vivienda e implantar el ´céntimo verde´

El Ejecutivo de Rajoy vuelve a dar marcha atrás y acepta más recomendaciones de la CE un día después de anunciar la revisión del IVA

El Gobierno de Mariano Rajoy va asumiendo día a día las recomendaciones -“obligaciones”, según el vicepresidente de la CE Joaquín Almunia- incluidas en el último dictamen de Bruselas sobre el programa de estabilidad 2012-2015. Si el pasado martes era el propio responsable del Ejecutivo español el que anunciaba “medidas difíciles” y el departamento de Cristobal Montoro el que aludía a subidas del IVA en determinados productos, ayer fue la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, la que reconoció que el Gobierno estudia eliminar la desgravación por la vivienda habitual y la implantación del llamado “céntimo verde”, que gravaría los hidrocarburos.
El anuncio se produjo además el mismo día en que se hizo pública la cifra del déficit del Estado hasta el mes de mayo, que en términos de Contabilidad Nacional se situó en el 3,41% del Producto Interior Bruto (PIB), cuando el objetivo para el conjunto del año es del 3,5%. Un déficit provocado, entre otras cosas, por la fuerte caída de la recaudación de los impuestos, especialmente el de Sociedades y el del IVA, lo que hace más necesario que nunca obtener otra fuente de ingresos para poder cumplir al finalizar el año con el objetivo de déficit comprometido con Bruselas del 5,3 % (incluidas las Comunidades Autónomas), ya que de lo contrario se podría suspender el rescate económico de hasta 100.000 millones para la banca española, solicitado el pasado lunes.
La eliminación de las ayudas a la compra de vivienda habitual, recuperada por el Gobierno de Mariano Rajoy al llegar al poder, es una de las “recomendaciones” del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Comisión Europea (CE), que considera que el dinero que se ahorre de dicha desgravación, debe dedicarse a bajar la presión impositiva sobre el trabajo. Fernández Curras precisó que la decisión “corresponde en última instancia al Gobierno” en función de la “evolución macroeconómica” y las “necesidades” de la sociedad. Esta ayuda a la compra de la vivienda habitual ha sido fuertemente contestada desde diferentes organismos internacionales, presión que llevó a eliminarla al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. El año pasado, las desgravaciones por este motivo ascendieron a cerca de 2.930 millones y para este ejercicio, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) contemplan una cifra ligeramente superior a los 2.500 millones de euros.
Respecto al “céntimo verde”, que se sumará al “céntimo sanitario” en la mayoría de las autonomías, los estudios ya van más avanzados. De hecho, podría formar de un paquete global de reforma energética, con la que el Gobierno y el departamento de José Manuel Soria pretende poner coto al déficit de tarifa eléctrica.
La imposición de nuevos gravámenes sobre actividades que pudieran ser contrarias al medio ambiente forma también parte de las recomendaciones de Bruselas.
El céntimo verde es un recargo que oscilaría entre 3 y 4 céntimos por litro de carburante, que en el caso de la Comunidad se añadirían a los 4,8 del “céntimo sanitario”. Actualmente, por cada litro de gasóleo, cerca del 43 % del precio de venta al público corresponde a impuestos. Con el recargo del céntimo verde, el Gobierno pretende recaudar alrededor de 1.500 millones de euros anuales
La secretaria de Estado de Presupuestos reconoció que tanto la eliminación de la deducción de la vivienda como la implantación de una nueva tasa ambiental son recomendaciones “tradicionales” del FMI sobre España” y “es uno de los estudios que analizamos y cuantificamos, como es nuestra obligación”, dijo Currás.